12 may. 2013

Una historia de amor surrealista

Un vídeo realmente impresionante esta es la historia: “En los años 70, Marina Abramovic mantuvo una intensa historia de amor con Ulay. Pasaron 5 años viviendo en una furgoneta realizando toda clase de performances. En 1988, cuando su relación ya no daba para más, decidieron recorrer la Gran Muralla China, empezando cada uno de un lado, para encontrarse en el medio, abrazarse y no volver a verse nunca más. En 2010 el MoMa de Nueva York dedicó una retrospectiva a su obra. Dentro de la misma, Marina compartía un minuto en silencio con cada extraño que se sentaba frente a ella. Ulay llegó sin que ella lo supiera, y esto fue lo que pasó” Tal vez como lo dice Julio Cortazar "Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos."


5 may. 2013

Al miedo...

Hoy el sartenazo con mango y fuego va directo para el miedo.  El miedo es lo peor que se puede padecer en la vida...  miedo a que te hagan daño, miedo a vivir, miedo a salir adelante, miedo a las mujeres, miedo a los hombres, miedo a los animales, miedo a la convivencia, miedo al olvido... en fin, hay tantos miedos que no me caben en este post.. pero como ahora escribo para los que ya no están y para mí... como en aquellos bonitos tiempos y por supuesto sin ningún miedo... hoy.... traigo un post de Lulú... que me encantó como habla sin miedo...  yo nunca tuve miedo a nada, por eso estoy como estoy, voy como voy y soy como soy... al que le guste bien y al que no, también.  No podría vivir con miedo porque entonces sería un no vivir... y como solo esta vida conozco, me he puesto los motores y arranco sin gasolina.  Por ti, Lourdes...


Hace días que te observo
y he contado con los dedos
cuántas veces te has reído
y una mano me ha valido.
Hace días que me fijo
no sé que guardas ahí dentro
y a juzgar por lo que veo
nada bueno.
¿De qué tienes miedo:
a reír y a llorar,a romper el hielo
que recubre tu silencio?.
Suéltate ya y cuéntame
que aquí estamos para eso
para lo bueno y para lo malo,
llora ahora y ríe luego.
Si salgo corriendo, tú me agarras por el cuello
y si no te escucho, ¡¡grita !!.
Te tiendo la mano, tú agarra todo el brazo,
y si quieres más pues ¡¡grita!!
Hace tiempo alguien me dijo
cuál era el mejor remedio
cuando sin motivo alguno
se te iba el mundo al suelo.
Y si quieres yo te explico
en qué consiste el misterio:
que no hay cielo, mar, ni tierra,
que la vida es un sueño moldeado a tu antojo,
y que no entiende de miedos.